#
Judíos, artífices de la Guerra Civíl Española.
Volver a Inicio

Los Talmúdicos Contra España

EL JUDAÍSMO INTERNACIONAL CONTRA ESPAÑA

“Hay pocos pueblos en el mundo que han pasado tantas calamidades a lo largo de los siglos a causa de la actividad demoledora de la judería, como el pueblo español." Traian Romanescu, 1963.
Este artículo no incluye los ataques que a día de hoy España sufre con todo tipo de degeneración, corrupción, desempleo, deudas, etc., pues está a la vista de todos. La política en España cada día acepta lo más aberrante e insólito disfrazado de progresismo, España, que probablemente aún no ha sido perdonada por lo del 1492, fue y aún sigue siendo uno de los países más afectados en el mundo por el marxismo y la judería internacional.

Extractos del Libro "La Gran Conspiración Judía" por TRAIAN ROMANESCU, DE LA UNIVERSIDAD DE BUCAREST, RUMANIA, AÑO 1963



“Hay pocos pueblos en el mundo que han pasado tantas calamidades a lo largo de los siglos a causa de la actividad demoledora de la judería, como el pueblo español.
Durante el largo período de la ocupación árabe de España, los que aterrorizaban al pueblo español asesinando innumerables cristianos, no fueron solamente los árabes, sino los judíos que se encontraban al lado de los árabes. Por eso, cuando los Reyes Católicos terminaron la reconquista de España, con la ocupación de Granada en 1492, no ordenaron la persecución de la población musulmana que habitaba extensas regiones en el sur de la península, sino la de los judíos.
El 31 de Marzo de 1492, o sea meses después de la conquista de Granada, los Reyes Católicos promulgaron el edicto para la expulsión de los judíos de España, con plazo de cuatro meses para hacerlo.
Desde entonces los judíos tienen un odio ilimitado contra los españoles y exacerbado contra la Iglesia Católica.
Para evitar que se les expulsara de su querido “Sefard”, muchos de ellos se “convirtieron” al catolicismo, pero en sus sentimientos y en sus acciones los judíos convertidos al cristianismo fueron y son siempre antiespañoles y anticatólicos y han golpeado a España cada vez que han tenido la ocasión.

Especialmente los judíos radicados en Inglaterra fueron los que más trabajaron contra los intereses del pueblo español, incluso después de haberse apoderado de la dirección política de aquel país, por intermedio de su masonería. La actividad antiespañola de los judíos de Norteamérica y Francia es más reciente.
La judeomasonería inglesa es la verdadera autora de la sublevación de las colonias españolas en América, sublevación que dejo a España sin la mayor parte de su Imperio colonial, aniquilándola como gran potencia europea.
El principal organizador y dirigente de la insurrección de las colonias españolas en América fue el español de origen vasco Simón Bolívar, nacido en Caracas en 1783. Bolívar era afiliado a la masonería; después de haber conseguido independizar a los Estados sudamericanos de España, las fuerzas políticas anárquicas allí aparecidas empezaron a reñir entre sí. Bolívar murió amargado en 1830. Otros masones fueron nombrados jefes de las nuevas republicas.
El movimiento dirigido por Bolívar triunfo gracias a que las colonias españolas estaban invadidas por masones enviados desde diferentes países europeos. Especialmente de Francia e Inglaterra, que trajeron consigo ideas liberales y anárquicas. Como este tipo de ideas encuentra siempre adeptos en todas las clases sociales, se llegó a la corrupción de una parte de las autoridades coloniales españolas, que no se interesaron mucho en la defensa de las colonias contra la infiltración masónica ni contra sus instrumentos.

Al mismo tiempo la judeomasonería trabajaba en España para impedir el envió de tropas contra los sublevados. Las logias masónicas se encargaban de todo, cuando el ejército español de Andalucía, listo para ser enviado a América, estaba a punto de embarcarse, la oportuna sublevación preparada dentro del mismo (1 de Enero de 1820) estropeó todo. Esta sublevación del ejército estuvo acaudillada por masones miembros de las logias “Taller sublime” y “Soberano capitulo” de Cádiz, logias fundadas por judíos ingleses durante la ocupación de Cadíz por las tropas inglesas.
La guerra de “Independencia” de las colonias españolas fue en realidad una guerra civil, provocada por las maquinaciones secretas de la Internacional Judaica, puesto que los que se sublevaron en América española no fueron los indios locales, que no tenían preparación sino los españoles anarquizados por las ideas masónico-liberales.

En lugar de la administración más o menos ordenada de las antiguas autoridades españolas, se ha introducido en Hispanoamérica un estado permanente de anarquía política dirigida en secreto por la judería internacional, cuyas logias y representantes infestan las ciudades latinoamericanas. Un puñado de judíos masones dirigidos por ellos mismos desde Norteamérica e Inglaterra y trabajando por intermedio de las “familias políticas” de cada Estado latinoamericano, incluso el Brasil, mantienen un estado de caos permanente en todos estos países cuyos pueblos viven en la miseria, mientras que sus riquezas son explotadas por compañías americanas e inglesas controladas por los descendientes de Moisés y sus lacayos.


Privada de su Imperio donde existía la mayor parte de sus recursos económicos, toda la vida de España fue desequilibrada; la anarquía alimentada permanentemente por la actividad demoledora de la judeomasonería se apodero del país, llevándola de catástrofe en catástrofe, hasta que le puso punto final la guerra civil de 1936-39.
Mientras que en 1837 la judeomasonería de España llego hasta imponer un Primer Ministro judío, Juan Álvarez Mendizábal, que suprimió los conventos católicos, vendió los bienes de la Iglesia, y provoco, con su banda de “liberales” matanzas de religiosos en Madrid y saqueos de Iglesias en toda España; la judeomasonería americana provoco la guerra de 1898 con el pretexto de la explosión del crucero “Maine” en La Habana. España tomada por sorpresa fue vencida. Perdió sus últimas colonias productivas y se dejo este país en las garras de la miseria.
Después de 1898 la actividad destructiva de la judeomasonería continuó en España, hasta que, con propaganda y engaño, especulando con la pobreza de las masas y el caos político por ella misma creada, consiguió apoderarse fuertemente del gobierno del país, para ello se valió de las elecciones de Febrero de 1936, ganadas por el Frente Popular comunista-masónico, y con los mismos métodos usados por los judíos masones y los judíos comunistas, en todos los países donde se les ha permitido crear “Frentes populares”.

Cuando Franco, con la Falange, el ejército y todo lo que había quedado sano en la sociedad española, se levanto contra ese régimen judeo-comunista, escondido bajo el “Gobierno legal” de la “República española” toda la judeomasoneria internacional movió todos sus instrumentos y su prensa contra Franco, contra la Falange española y contra todos aquellos que acudieron en ayuda del pueblo español.
Así lo hicieron en 1951 contra el General McCarthur; no quedaron satisfechos hasta que lo aniquilaron militarmente, con el judío Truman como cabeza de ariete. En 1936 los judeocomunistas y los judíos masones de todo el mundo se coaligaron abiertamente contra el General Franco y sus compañeros cristianos de lucha.

La judería hipócrita puede negar ahora que la guerra comunista contra España, que costos la vida de más de un millón de cristianos españoles, más de 16 mil sacerdotes, religiosos y religiosas y doce obispos asesinados fue su obra. El país fue devastado y hasta los muertos sacados de sus tumbas; toda esa situación de horror y de enloquecimiento fue el resultado de su obra secreta, y aunque lo nieguen, existen documentos que no pueden ser negados.
De entre estos documentos, entresaque la famosa “PROCLAMA DE LA ASOCIACIÓN HISPANO-HEBRAICA”, una de las filiales de la Internacional Judía, publicada en 1936 en la revista “Barrage”, proclamación que textualmente dice así:

Toledo en la guerra Civíl ocasionada por judíos.

“Los judíos, en socorro de la República española, proclamación de la Asociación Hispano-Hebraica.
Nobles descendientes de Judá, fatalmente ha llegado otra vez la hora de la adversidad para nuestra raza.
Los fascistas, cuyo lema es el antisemitismo, y además el antijudaísmo, han hecho adeptos hasta en los países democráticos para continuar la lucha que contra nosotros han comenzado hace mucho tiempo.
Los salvajes tratamientos inflingidos a nuestros hermanos de Alemania y de otros países, se repiten ahora con furor creciente contra el pueblo ibérico que lucha por su independencia territorial y política. No podéis desinteresaros de esto, pues si el Fascismo triunfase en España, el peligro traspasaría la frontera y os perseguiría por doquier. ¡ no rehuyáis la realidad ! ¡Los fascistas son nuestros implacables enemigos!
No cesaran en sus persecuciones más que cuando nos hayan destruido completamente. Por el contrario el pueblo republicano de España es el baluarte donde se derrumba el mito del nazismo, sobre la pureza de la sangre, con el cual se combaten los principios de los derechos del hombre.
El Judaísmo internacional debe reflexionar y obrar, pues el momento es grave y la decisión admite dilaciones.
¡JUDÍOS DEL MUNDO ENTERO, ALERTA, EL TRIUNFO DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA SERA VUESTRO TRIUNFO!
El pueblo de España no tiene prevenciones contra ninguna raza. Este pueblo lucha por defender su constitución que implica la libertad de cultos y la democracia.
Contra esta Constitución votada por los representantes del pueblo, se han levantado los militares ambiciosos, los clericales y los privilegiados.
Con el triunfo del gobierno legitimo de España, triunfara la razón de las razas oprimidas y el suelo ibérico será el mejor de los refugios para los que sean perseguidos por las dictaduras.
Los israelitas volverán a encontrar en Sefard (España) la tradición querida, pues España será la cuna de los hombres de ciencia, que en todos los tiempos predicaron en el corazón de Israel, la libertad de la inteligencia.
Los israelitas no pueden olvidar las palabras de Maimonides, ni de los sabios Aben Ezra, Abraham bar Hiya, el barcelonés, los cuales fueron los defensores de la persona humana sin distinciones.
Sabios de Israel: HET TSARA BI LE-YACOB
Haced oír a los que tienen oídos y no entienden y haced ved a los que tienen ojos y no quieren ver.
H allegado el momento en que debéis despertar de vuestro letargo, es el momento de ayudar al pueblo español material y moralmente, es vuestra obligación. El que ayuda a España republicana se ayuda a si mismo y defiende su honor y su libertad.
Demócratas judíos:
Cread en cada ciudad y en cada país un Comité de ayuda al pueblo republicano español que lucha por la fraternidad universal.
Raza semita:
Todos unidos para defender la santa causa de vuestro nombre ultrajado por Hitler.
Ayudad a la república española, ayudad al pueblo español que os ama y lucha por la justicia y la unión de todas las razas."

Asociación Hispano-Hebraica

No creo que haya quien dude que la tragedia del pueblo español, llevado a la guerra civil de 1936-39 fue totalmente obra judía, el contenido de esta proclamación judaica declara abiertamente que “el triunfo de la república española (comunista) será vuestro triunfo” o sea el triunfo de la judería.
Es secundario si los masones Niceto Alcalá-Zamora, Azaña, Juan Negrín, Fernández, Modesto, Lister, etc. (dirigentes españoles comunistas) eran o no judíos escondidos bajo seudónimos, sino que estos eran los instrumentos oficiales en España de la misma conspiración mundial judía que azota hoy a todo el mundo.
Todos los elementos comunistas y anarquistas no judíos de España, fueron preparados por las logias masónica, misma que ha dirigido toda la campaña subversiva y demoledora de la prensa, y que ha llegado a crear terribles odios entre los españoles para que se mataran unos a otros y destrozaran a su propio país por la guerra civil.
Todas las brigadas internacionales comunistas que vinieron a España para cometer asesinatos en masa y derrumbar las iglesias cristianas, fueron organizadas por la judería e integradas en su mayoría por vagabundos judíos, líquenes en todos los rincones del mundo. Una de estas brigadas tenia el nombre de “Matias Rakosi” o sea el seudónimo del judío Rosenkranz, el dictador comunista de Hungría, es más uno de los generales comunistas conocido bajo el seudónimo español de “General Gomez” , no era otro que el judío asesino Zaisser, nombrado en 1947 jefe de la Milicia Popular de Alemania Oriental, incluso el actual dictador “Tito” de Yugoslavia, o sea el judío Iosif Walter Weiss se encontraba también entre los asesinos de las brigadas internacionales.

La mayor parte del armamento y de las municiones del ejército rojo republicano fueron facilitadas por los judíos soviéticos y ¿Quién era el embajador de la URSS en España republicana? Pues el judío Marcel Rosemberg, que planteó al mismo tiempo el robo del tesoro nacional de España y su transporte a Rusia para que lo “guardaran” y vaya que se lo guardaron!
Mientras que Italia y Alemania ayudaban al bando nacionalista comandado por Franco para librar al país de las garras comunistas. Francia dirigida por el judío masón León Blum con su “Frente Popular”, Inglaterra con el masón Chamberlain a la cabeza y Norteamérica con el judío y masón Roosevelt apoyaban al lado de la Rusia Comunista a los criminales rojos.
Una vez vencidos y echados fuera de España el enjambre de judeocomunistas, fueron recibidos con los brazos abiertos por la Francia judaizada. La prensa judeo-masónica mundial encabezada por los hebreos L. Sulzberger y Walter Lippman del New York times, desencadeno una verdadera cruzada propagandística contra Franco que había echado por tierras todos los planes judeo-masónicos contra España.
En los Estados Unidos de Roosevelt, los judíos vencidos de la España roja, formaron con la protección presidencial los Comités antifascistas. Entre los más conocidos estaban el Comité conjunto para el auxilio de los antifascistas españoles, dirigido por el judío Mark Strauss, el Comité norteamericano para la protección de los nacidos en el extranjero, y el Congreso de los derechos civiles. Todos estos comités estaban destinados a mantener a los judíos comunistas escapados de España, con fondos de los ciudadanos cristianos de Norteamérica, en la esperanza de que los asesinos puedan algún día regresar a su “tierra querida” La lucha del Judaísmo Internacional continúo con la misma intensidad después de la derrota sufrida en la guerra civil, pero por otros métodos.

Victoriosa en 1945 contra las potencias fascistas, con la ayuda de la sangre y el dinero del pueblo cristiano de Estados Unidos, la judería propietaria de la casa de tolerancia mundial conocida por las iniciales O.N.U, intentó derribar a Franco, aplicándole el conocido bloqueo económico y político en 1946 con el propósito de paralizar la economía española para provocar el hambre de las masas del pueblo y forzar con ello a los dirigentes anticomunistas a la sumisión de los intereses de la judeomasoneria mundial.
Pero habían olvidado un pequeño detalle: España era el único país autárquico del Mundo y cualquier bloqueo o crisis económica mundial como la de 1929 influye poco o nada en la vida económica española.
Después que los pueblos occidentales, enfrentados a la avalancha de crímenes y barbaridades efectuados por los soviets en todos los países sojuzgados, empezaron a adoptar una actitud abiertamente anticomunista, la causa defendida por Franco y la Falange apareció cada vez más justa y la judería tuvo dificultades para sostener su campaña hostil a Franco y a su régimen, a pena de ser desenmascarados como lo que son: monopropulsores del Comunismo internacional.
Los periódicos judeo-masones que durante años lanzaron calumnias e insultos contra el “Dictador fascista de España” cambiaron de tono después de 1950. Hay algunos de estos periódicos que hasta hablan favorablemente de la España de Franco, pero ese lenguaje dulce lleva como fin engañar. Los verdaderos anticomunistas no tragan el anzuelo. Están muy manidos los trucos de la judería para poder provocar los efectos deseados con la exactitud por ellos buscada. La judería mundial ha cambiado de táctica al darse cuenta que ha perdido en su lucha contra España, accionando desde el exterior.
Quiere de nuevo infiltrarse en España para reanudar su actividad demoledora desde el interior. Anhela formar con el tiempo un nuevo estado de corrupción y subversión para llegar un día al lugar que estaban en 1936, por eso multitud de judíos refugiados (¿?) llegaban a España con pasaportes del Estado de Israel, llegando directamente de los países comunistas, mientras que judíos de América como David Lawrence, hacen visitas oficiales a Franco, para “hacer las paces” entre el Judaísmo internacional y la España nacionalista.
En diversas ciudades españolas, han empezado aparecer almacenes judíos y en Madrid mismo –que los comisarios judíos comunistas aterrorizaban hace menos de 20 años-, aparecen tiendas con artículos cosméticos de la casa judía americana “Rubinstein” en la Gran Vía o con la estrella de David en sus puertas como en la calle de Fortaleza.
Movidas por el espíritu cristiano, las autoridades españolas quisieron probablemente olvidar y perdonar el pasado, Pero debe tenerse en cuenta que debido a esta debilidad frente a los judíos, que no debieron ser nunca perdonados por sus crímenes en ningún país del mundo, ellos han llegado hoy a la posición de amenazar a toda la Humanidad con una esclavitud marxista.”


Volver
Los Enemigos de la Humanidad